El Polisario teme enormemente su expulsión de la UA tras la adhesión de Marruecos

La dirección del Polisario está casi desorientada desde que se anunció en julio la solicitud de adhesión de Marruecos en el seno de la Unión Africana (UA), sobre todo que ésta es apoyada por treinta países miembros que piden además, la expulsión en un futuro próximo, de la República saharaui “RASD” proclamada por el Frente Polisario.

Estos dos enfoques son tomados muy en serio por los dirigentes del Polisario y a su cabeza su nuevo líder, Brahim Ghali, quién fue aclamado por recomendación de las autoridades argelinas en el último congreso del Frente.

Para evitar de ser atrapado con la guardia baja y en un vano intento de hacer fracasar la moción presentada por 30 países africanos a la presidencia en ejercicio de la UA en la 27° cumbre africana celebrada a mediados de julio en Kigali, la dirección del Polisario ha enviado a emisarios de ciertos países que reconocen la “RASD” para convencerlos de no apoyar la enmienda de la Carta de la UA.

Los emisarios del Polisario han visitado recientemente Etiopía, Uganda y Mauritania, para convencer a sus dirigentes a oponerse a cualquier modificación de los estatutos de la UA podiéndo introducir la posibilidad de expulsión de un estado miembro. Si nada se ha filtrado de estas audiencias en Nuakchott se afirma que el presidente mauritano había declinado una solicitud formulada por el Polisario para abrir una embajada en Mauritania.

En su forma actual, la Carta no prevé la expulsión, pero sólo una suspensión de uno de sus miembros en caso de acceso al poder por la fuerza.

Resulta que la RASD que no es reconocida como un estado ni por la ONU, ni la por Unión Europea ni por ninguna otra organización regional o continental, aparte de la organización panafricana, podría ser el primer miembro a ser expulsado en caso de modificación de la Carta de la UA.

No se descarta que esto sea así, ya que la revisión de la Carta, adoptada el 11 de julio de 2000 en Lomé, capital de Togo, requiere una petición  de sólo 36 estados, que representan dos tercios de los miembros de la UA de la Carta que debe modificarse.

Una vez readmitidos dentro de la UA, probablemente, en la próxima cumbre de la UA, prevista para el 30 y 31 de enero de 2017 en Addis Abeba, Etiopía, Marruecos tendrá que convencer a otros cinco o seis países miembros para que este procedimiento sea lanzado.

Son justamente estas probabilidades que hacen cotillear a los dirigentes del Polisario y los diplomáticos argelinos que apoyan contra viento y marea sus demandas de independentistas.

Be the first to comment on "El Polisario teme enormemente su expulsión de la UA tras la adhesión de Marruecos"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*