Argelia – Sahara: Cómo Ayrault calmó el ardor de Lamamra

Según fuentes bien informadas en la sede del Polisario en Tinduf, el gobierno de Argelia ha querido dar a conocer en su reunión del domingo con los responsables del Polisario en un propósito muy específico: enviar un mensaje según el cual el compromiso de Argelia del lado del frente saharaui no es sólo política y diplomática, sino también militar.

El hecho de que el general Gaid Salah, el viceministro de Defensa de Argelia y el jefe del Ejército, se ha asociado a la reunión con el Polisario, da fé de la escalada militar de Argelia, según las mismas fuentes. Este aumento del compromiso fue confirmado por las maniobras militares que realizo el Frente independentista saharaui en la zona desmilitarizada de Bir Lahlou, una vez que terminó la reunión de Argel.

Combinando la amenaza militar a la presión diplomática, Ramtane Lamamra, el jefe de la diplomacia argelina pidió a Francia, que apoya el plan de autonomía propuesto por Marruecos a reconsiderar su posición que París defendió bajo todos los gobiernos, de izquierdas como de derechas.

Sin embargo, sabiendo que Francia mantiene su posición en conocimiento de causa, ya que era, con España, la potencia colonial en el norte de África, y sabe por consiguiente, todos los entresijos de la cuestión del Sahara, Lamamra reconoció que se trataba de una cuestión de “desacuerdo” permanente entre París y Argel.

La respuesta a Jean-Marc Ayrault, visitando el martes Argel, fue del grado de desesperación de Lamamra “Es una cuestión delicada, difícil, que no debe ser un obstáculo para la amistad entre Francia y Argelia,” ha simplemente dicho el jefe de la diplomacia francesa.

Argelia se encuentra atrapada en su propio juego, sin saber cómo poner fin a la aventura que busca el Polisario que buscando la escalada, cuando las principales capitales del mundo consideran que el proyecto de Argelia para crear una república sahara, con una población de menos de un millón de habitantes, es pura locura.

Sé el primero en comentar en "Argelia – Sahara: Cómo Ayrault calmó el ardor de Lamamra"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*