Tinduf y la capa de plomo de Argel

Si hay un detalle citado en el último informe de Ban Ki-moon sobre el Sáhara Occidental y que pasó casi en silencio, es bien el de las incursiones en la zona tampon. Las repetidas violaciónes de esta área por parte de los elementos armados del Frente Polisario en realidad constituyen una violación indiscutible del alto el fuego de 1991.
Siete veces, indica el informe de la ONU, los elementos armados del Polisario han entrado o han cruzado la zona tampon abordo de vehículos militares.Por tanto, éstas maniobras están lejos de ser justificadas por el fortalecimiento de las medidas de seguridad tras el secuestro de tres humanitarios occidentales en el interior de los campos de Tinduf en octubre de 2011. Sin embargo, la importancia dada a muchos detalles, casi hace  olvidar que el problema embarazaso en el conflicto del Sáhara Occidental está ligado a su aspecto humanitario. Decenas de miles de personas continúan sufriendo las duras condiciones del desierto de Tinduf, y en la indiferencia general.

Paralelamente, Argel sigue haciendo oídos sordos a los llamamientos de la comunidad internacional para que el ACNUR pueda llevar a cabo un censo de la población saharaui de Tinduf. Sus estatuto de rehenes del desierto les relega a un segundo plano. Entre las manos del Frente Polisario y Argelia, los saharauis de Tinduf cuentan sólo como moneda de cambio para mantener la presión sobre las instancias internacionales. Aparte de todo lo relacionado con su derecho violado a salir de los campamentos estrechamente controlados por el DRS, el terrible servicio de inteligencia militar argelina. No tienen ni siquiera derecho a hablar libremente, y quiénes de entre ellos se atreve a hacerlo, lo ha pagado muy caro.
El disidente del Polisario, Mustafa Salma Ueld Sidi Mulud, quién desafió la línea inmutable del Frente y de Argelia, al expresar públicamente su apoyo al plan marroquí de autonomía, es el mejor ejemplo. Hoy vive desterrado los campamentos de Tinduf y arbitrariamente separados de sus hijos y de su familia.

Be the first to comment on "Tinduf y la capa de plomo de Argel"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*