El Polisario en apuros por las protestas contra la muerte de un oponente

Las manifestaciones de los saharauis que continúan durante varios días en los campos de Tinduf, en protesta por la muerte del oponente al Polisario, Brahim Uld Salek Uld Breika, pone en aprieto al movimiento separatista apoyado por Argelia en el asunto del Sahara Occidental.
Los manifestantes exigen la verdad sobre las circunstancias de la muerte de Brahim. Una muerte que el Polisario intenta describir como un suicidio, afirmando que el oponente se ahorcó en su celula de prisión de siniestra reputación, Dheibya.
Notorio opositor del Polisario, Brahim Ould Salek Ould Breika tenía apenas 30 años y era padre de una niña. El Polisario lo había arrojado en la cárcel acusado de pertenecer a una “banda de ladrones especializada en robos”.
Pero la familia y los amigos de la víctima, que observan sucesivas sentadas frente al cuartel general del Polisario en el campamento de Rabuni, están convencidos de que el oponente murió bajo tortura y exigen una autopsia.
La tensión subió de golpe el sábado, cuando las milicias del Polisario reprimieron violentamente a los manifestantes, mientras que Brahim Ghali prefirió eclipsarse ante los manifestantes que gritaban consignas contra todos los dirigentes del frente separatista.
Los saharauis de Tinduf están más convencidos de la liquidación del oponente que el Polisario había afirmado en enero pasado que otro oponente, Ahmed Mohamed Radi, se había ahorcado en su celda.
La cuerda era un poco más gruesa, si no grande, el Polisario argumentó que el oponente se había colgado con el cable del ventilador de aire de su celda, como si el frente se encargara de equipar sus cárceles con ventilación.

Sé el primero en comentar en "El Polisario en apuros por las protestas contra la muerte de un oponente"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*