Sahara-Polisario: Argelia se desenmascara en el asunto catalán

Después de un largo silencio, Argelia ha reaccionado tímidamente al enfrentamiento entre Madrid y los separatistas catalanes, afirmando tímidamente su compromiso con “la integridad y la unidad del Reino de España”, en una gran vacilación que refleja la inquietud en la que se encuentran Argel y el Polisario, y que su supuesta defensa del principio de autodeterminación no es más que pólvora sobre los ojos.
Detrás de esta posicion con geometría variable de Argelia, que hace que lo que es válido para los separatistas del Polisario en el Sahara no sea para los amigos de Carles Puigdemont, apunta la preocupación de Argel de no caer en un inextricable embrollo diplomático.
Al evitar apoyar la independencia de Cataluña, Argelia y el Polisario evitan atraer la ira de Madrid. Incluso si, por cierto, tuercen el golpe a su principio “inquebrantable” de autodeterminación que defienden con uñas y dientes en el Sahara.
Sobre todo, Argelia está eludiendo la postura muy peligrosa de no estar en contacto con la comunidad internacional. Ningún país ha apoyado a los separatistas de Cataluña y Argel ha evitado cuidadosamente la imprudencia de ir sola en este asunto. Contrariamente a su posición en la cuestión del Sahara y su apoyo impetuoso a los separatistas del Polisario, que lleva con los brazos extendidos la teórica república (RASD), que no es reconocida ni por la ONU ni por ninguna gran capital en el mundo.
En esta crisis catalana que mantuvo en suspenso a Europa y al mundo entero, Argelia tomó la cautelosa decisión de esperar para ver en qué dirección iba a girar el viento. A diferencia de Marruecos, que, desde el principio, recordó que él mismo se enfrenta a una amenaza separatista, y que no reconocía ni pretendía reconocer la declaración unilateral de independencia de Cataluña.

Sé el primero en comentar en "Sahara-Polisario: Argelia se desenmascara en el asunto catalán"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*